De Diego, el chico de las gafas sin color


cuando Diego se ponía a pensar en algo importante o estaba preocupado, cogía sus gafas, y llevaba la patilla izquierda a la boca, mordisqueándola, siempre la izquierda, nunca la derecha, con esto debía conseguir una sujeción mejor de los pensamientos a su cabeza y evitar que estos saliesen en volandas, sin duda, un niño listo.

6 comentarios:

  1. Me gusta tu blog ^^
    ¡Te sigo!
    Un besito (:

    ResponderEliminar
  2. Te sigo desde Ya.

    Le Petit Prince

    www.lepetitprince.es

    ResponderEliminar
  3. oh dios me encantan tus gafas *-*
    ¡Te sigo! Un beso.

    http://thewordsinthemirror.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. llevo un rato leyéndote y todos tus textos son tan bonitos......

    ResponderEliminar